sábado, 31 de agosto de 2013

Apuntes sobre la prostitución. 26/11/2012

El vuelo. Información y venta aquí.
No creo que en el patriarcado, en el momento actual, sea posible acabar con el estigma, puesto que es uno de los mecanismos de control que ejerce sobre las mujeres. Sobre el conjunto de todas las mujeres. El estigma planea sobre todas las mujeres, no sólo sobre aquellas que ejercen la prostitución. Si te sales de la norma, si no estás dentro de los márgenes establecidos que delimitan (y limitan) lo que es ser una buena mujer, automáticamente eres una puta.
El otro día, en una serie, una de las protagonistas creía estar embarazada. Era soltera sin compromiso. Es decir, que tenía los compañeros sexuales que le daba la gana. Bien. A la pregunta de si sabía quién era el padre de la criatura responde indignada: ¿Me estás llamando puta? Creo que no hay más que decir.
El patriarcado necesita tenernos atadas, ¿qué mejor manera que crear dos imágenes de mujeres, una de mujer buena y aceptada y otra de mujer mala y no aceptada? Las mujeres que queremos estar en el primer grupo haremos cualquier cosa, nos someteremos de cualquier manera, renunciaremos a lo que sea…, con tal de no ser confundidas con las desviadas. Ahí reside el estigma, su fuerza. Si no se hubiese creado el estigma las mujeres podríamos elegir entre el matrimonio o la prostitución. Pero esta libertad de elección atenta contra el patriarcado y su finalidad de apropiarse de las mujeres. Con lo que “aparece” el estigma… ¿Es una manera de hacer atractiva la institución del matrimonio, de hacer atractiva la esclavitud del matrimonio, la defensa de la virginidad, el débito conyugal, la pérdida de personalidad jurídica, de derechos, libertades, la multimaternidad, esa eterna minoría de edad que debe ser tutelada?
Hoy en día las mujeres ya somos ciudadanas y nos hemos “liberado sexualmente” (creo que no del todo, pero esta es otra historia) al menos en lo que se llama el mundo desarrollado. Podemos trabajar fuera de casa, dando lugar a las dobles e incluso triples jornadas… pero esa es también otra historia. Y la prostitución, reserva de la masculinidad hegemónicalejos de decrecer, se mantiene e incluso aumenta. Cómo los hombres necesitan de la prostitución no ya como intercambio de sexo por dinero, sino como “reaseguradora de la subjetividad patriarcal (…) masculinidades hegemónicas cuestionadas” (Beatriz Gimeno). Ahí es muy importante el trabajo que desarrollan las asociaciones de hombres igualitarios, desde las que intentan configurar una masculinidad igualitaria desprovista de los valores patriarcales. Estas asociaciones denuncian que no existe por parte de las instituciones una labor de configuración de las nuevas masculinidades, con lo que el modelo de masculinidad hegemónica por un lado se sigue perpetuando como la manera correcta de configurarse como varón, y por otra, es denunciado como generador de múltiples violencias… Pero claro, es que las instituciones son las garantes del patriarcado…
Con la ley del velo, con la que se comienza a distinguir a las mujeres según su estado, en relación con… ¿No os recuerda a la terrible distinción entre Señora y Señorita que aún sufrimos en la calle, al rellenar formularios, darnos de alta en páginas web, etc.? (Muchas, muchísimas mujeres se ofenden cuando las llaman señoras, porque se ha asimilado el término a mujer mayor… Muchas, muchísimas mujeres solteras responden rápidamente “se-ño-ri-ta”, cuando se refieren a ellas como señora, como denotando que aún son jóvenes (en edad de procrear, por lo tanto), y están disponibles…)

Por otra parte, vivimos en una sociedad de clases, no ya en el capitalismo, sino me atrevería a decir imperialismo, como su fase superior que ya describió Lenin. Si tomamos como válido (que lo tomo) el argumento de la unión, cruce, intersección, entre género y clase social para la aparición (construcción) del estigma, ¿cómo es posible su desaparición en el actual sistema de cosas?, ¿en el actual sistema socio económico basado precisamente en la división y jerarquización de clases y géneros? ¿Es posible la desaparición del estigma? Por supuesto. En un sistema donde no existan las clases sociales ni el sistema sexo género actual. Así que no estoy hablando ni de capitalismo/imperialismo ni de patriarcado. Y si no estoy hablando ni de uno ni de otro, la prostitución (que legitima una manera de construir el sexo incompatible con la igualdad, no lo olvidemos) tampoco existiría, con lo que el estigma, simplemente no se podría dirigir contra ningún sector de la población.

Apuntes sobre la prostitución. 11/11/2012

¿Se tiene en cuenta la historia de la prostitución, que legitima una manera de construir el sexo incompatible con la igualdad, en la actualidad? Creo que no, que no se tiene en cuenta su historia. Cuando se habla de la profesión más antigua del mundo, que la prostitución siempre ha existido (como si estuviésemos allí, en "siempre", para poder comprobarlo), tomamos el modelo de prostitución vigente y lo llevamos a lo más recóndito de la historia. Y de ahí hasta nuestros días. Esto también sucede con las clases sociales, por ejemplo, siempre ha habido ricos y pobres... Siempre, siempre, siempre... Igual y de la misma manera siempre. ¿No parece una manera perfecta que tiene el sistema, el sistema capitalista, de conseguir un ejército de personas rendidas sin ni siquiera haberse cuestionado la pregunta? Repetimos argumentos que hemos aprendido de memoria y que nunca hemos cuestionado. Son axiomas. Y cuando una persona se atreve a ponerlos en cuestión, nos abalanzamos sobre ella de la manera más virulenta. Como si hubiese quebrantado la norma no escrita. Si las putas han existido siempre, existirán siempre y nunca dejarán de hacerlo. Sin más.
           

¿Son iguales las prostitutas sagradas de los templos que aquellas que proliferaban en sus alrededores? ¿Están dotadas del mismo significado? ¿Tienen el mismo valor?
            Este verano leí El segundo sexo. Me quedé fascinada y muy tocada. Me leía en cada página. Es duro. Hay un capítulo dedicado a las hetairas. Nada que ver con las prostitutas que veo en la calle Montera. Las hetairas accedían al conocimiento que estaba vetado al resto de las mujeres. A aquellas que tenían otro destino, el de la forma de esclavitud y explotación más antigua: el matrimonio. Las imagino empoderadas, astutas, se relacionaban con varones de buena posición. Algunas rivalizan en habilidades con figuras del momento. No obstante, no se conocen mujeres casadas que cambiasen a hetairas, mas sí hetairas que se convirtieron en esposas.

Reloj. Información y venta aquí.
            Por otra parte, la segregación que consigue la ley del velo entre mujeres respetables y no respetables dura hasta nuestros días. Qué mujeres pueden ser violadas y qué mujeres no, cuáles son buenas mujeres y cuáles no. La ley del velo crea un estigma tan poderoso que ahora mismo seguimos haciendo esa distinción. Incluso nosotras. O quizá más nosotras. Porque nosotras no somos mujeres cualesquiera, no somos putas. Estudiamos, tenemos pareja que luego se convertirá en nuestro marido, y luego en el padre de nuestros bebés a los que dará su apellido (genealogía es poder, y quien tiene poder quiere genealogía, palabras sabias de Celia Amorós)… Nada que ver con las putas de la calle Montera. Patriarcado en estado puro. 

Apuntes sobre la prostitución. 05/11/2012

Leo el texto de C. Garaizabal, Una mirada feminista a la prostitución. Me rechina. Ineludiblemente me rechina. Leo la primera página y todo correcto. Encuentro que la autora es cofundadora de Hetaira, a las que sigo desde Facebook. Pero el párrafo tres de la segunda página ya hace aguas... ¿Se considera a las prostitutas malas mujeres porque entre otras razones "son independientes económicamente: cobran por lo que hacen y son ellas las que ponen el precio; pueden tener capacidad de negociar tanto el tipo de servicio como el precio; son transgresoras: rechazo de las normas"? ¿A qué tipo de prostitutas definen estas palabras? ¿Qué o cuántas prostitutas tienen la capacidad de negociar? ¿Negociar con quién? ¿Rechazan qué normas?
Empiezo por la última porque es la que más lástima y pesar me provoca y realmente la que engloba al resto. La ilusión de la libertad de elección, la ilusión de la transgresión de las normas, la ilusión de la rebeldía de nuestros actos... Todo ello perfectamente ensamblado y engrasado por el invisible patriarcado. ¿Cuáles son las normas que rechazan del patriarcado? Este tiene por norma que debe haber mujeres disponibles para los varones. Con la prostitución las hay. Muchas. Con la crisis más (cuanto mayor sea la oferta, menor es el precio y menores las posibilidades de negociación).
Estrellas en el rojo. Información y venta aquí.
Este tiene por norma que se deben jerarquizar las relaciones entre mujeres y varones. Con la prostitución se hace. Pero es que con la prostitución son las mujeres las que establecen precios y prácticas. Ellas son dueñas de sus cuerpos y deciden con quien, cuando, como y cuanto. ¿De verdad? ¿Conocen las prostitutas las leyes de la oferta y la demanda? ¿Conocen las prostitutas las leyes del mercado? Cuando las vemos semidesnudas en las frías noches de invierno, cuando pandas de jóvenes van a verlas sólo para insultarlas (en el mejor de los casos), o pagan parte de su salario al proxeneta de turno, o cuando son víctimas de palizas o violaciones… ¿Están decidiendo? ¿Negociando? ¿O están otorgando y legitimando?
“¿Cuántas de nosotras no ha fantaseado con ser una puta, con hacer, precisamente todo lo que está prohibido?” De nuevo: ¿a qué tipo de puta se refiere? ¿A la Julia Roberts de Pretty Woman? ¿A las putas de lujo? Y dos: hacer precisamente todo lo que está prohibido no es prostituirse. Anda que no hay amas de casa prostituidas por una casa en la sierra, una posición social aceptable… Por ejemplo. Para mí hacer lo que está prohibido es poder decir “no”, ser agresiva, contestataria, masculina, ocupar el espacio, cuestionar y combatir el patriarcado.

La verdad es que la totalidad del texto me espeluzna. No me ataca la imagen de la puta sin complejos, ni las veo como víctimas ni indefensas. Me ataca la imagen de la puta sin complejos porque, como dice mi madre: le han vendido la coca cola. Creo que no hay más que explicar.

Apuntes sobre la prostitución. 29/10/2012

Cierto es que mi balanza sigue cayendo hacia el lado abolicionista pero... Ya empiezo a tener peros. Bueno, el caso es ¿qué hacemos con las mujeres que actualmente se están prostituyendo? ¿Qué hacemos hasta conseguir la abolición? Aquí creo que mi respuesta es sencilla: regular. El colectivo Hetaira expone: exigimos: reconocimiento de derechos laborales para quienes ejercen la prostitución por decisión propia; protección y seguridad para quienes son víctimas de trata de seres humanos; y empleo y formación para quienes deseen abandonar la prostitución. ¿Quién ejerce la prostitución por decisión propia? ¿Quién limpia escaleras por decisión propia? ¿Quién es teleoperadora por decisión propia? Aquí ya estamos poniendo en cuestión el principio de la libertad de elección del que se vanagloria el actual sistema de esclavización humana en el que vivimos.
Pero yo quería hacer un inciso en otro aspecto de la prostitución. El aspecto estrictamente sexual, el de la manera de entender el sexo de mete-saca, pene-vagina (o cualquier otro "agujero"). Ahora que las mujeres empezamos a nombrar nuestro sexo, ahora que hemos descubierto que el homólogo al pene masculino es nuestro clítoris (el único órgano humano cuya función es únicamente dar placer), ahora que las mujeres reivindicamos una manera diferente de hacer el sexo (besos, caricias y penetración siempre igual y siempre por este orden como que empieza a no decirnos nada), ahora que el modelo de sexualidad coitocéntrico pierde enteros y nosotras empezamos a tomar parte más que activa en los temas de la cama... La prostitución ofrece el modo más fácil para un varón de tener relaciones sexuales. No se preocupa de si le toca más aquí o allí, si hoy hay simplemente caricias o si vamos a dejar la penetración para luego y ahora vamos jugar largo y tendido con las manos (esas grandes olvidadas en las relaciones sexuales). A los varones no les han enseñado más que alabar su pene y el siempre monótono mete-saca. Y a nosotras nos han enseñado que no hay más mundo ni más allá que alabar al pene. Ah, y que por supuesto el sexo es sucio, denigrantes algunas prácticas, los hombres están "salidos" por su propia naturaleza varonil... Con lo que estamos legitimando, aun sin quererlo, la existencia necesaria de la prostitución.
Óleo. Información y venta aquí.
Es de obligado cumplimiento una reinterpretación de las relaciones sexuales, de las relaciones entre mujeres y varones.  Tres de cada cuatro hombres que acuden a la prostitución están casados. Si tanto ellas como ellos tuvieran una buena educación sexual, sin temores ni tapujos ni estereotipos, sin el patriarcado siempre creando y manteniendo desigualdad, ¿ellos "necesitarían" de los servicios de una "profesional"? (Se llama profesional a una mujer que se deja hacer, que cumple con todas las fantasías y deseos, que no aporta, que no goza ni tiene opinión, a la que no se le pregunta lo que quiere o si le gusta o le duele, que siempre está dispuesta. Una mujer devaluada, bajo ningún concepto empoderada. Eso es lo que han enseñado a los varones sobre el sexo, y lo que nos han enseñado a nosotras).


Y ya para terminar, ¿cómo sigue siendo una verdad aceptada que los varones necesitan más sexo que nosotras?

Acoso laboral a la madre trabajadora en el Estado Español durante la crisis financiera actual

Incidencia de la crisis en el aumento del acoso laboral a la madre trabajadora. 20/12/2011



1.- Justificación

www.mujeresycia.com
En los momentos de crisis los derechos laborales merman e incluso llegan a desaparecer. El miedo a perder el trabajo o a no encontrarlo, hace que las empresas olviden todo un paquete de derechos ya establecidos. En este contexto encontramos el caso de las mujeres trabajadoras que se quedan embarazadas, que son madres y se reincorporan al puesto de trabajo tras la baja por maternidad. Con la crisis se ha incrementado de manera más que significativa el acoso a la madre trabajadora. Temas como la maternidad y la conciliación no sólo no avanzan, sino que parece que no existe legislación al respecto[i].

Nos encontramos ante una investigación básica donde lo que pretendemos es conocer en profundidad la situación de acoso que viven en sus puestos de trabajo las mujeres trabajadoras que se plantean la maternidad, de las que se quedan embarazadas, de las que vuelven al trabajo tras la baja por maternidad. Estudiaremos aspectos tales como su perfil laboral, de estudios, de edad, comunidades donde más grave es. Causas, consecuencias laborales y personales de este acoso, legislación que se aplica.

Los resultados que hemos obtenido en la investigación describen la situación de acoso laboral que viven 9 de cada 10 mujeres embarazadas o con descendencia menor de 3 años en el actual contexto de crisis financiera, según la Fundación Madrina[ii].


2.- Formulación del problema.

¿En qué medida la actual crisis financiera actual ha provocado el aumento del acoso laboral a las madres trabajadoras?

En primer lugar he de explicar por qué lo denomino acoso laboral a la madre trabajadora en vez de mobbing maternal laboral o acoso maternal. En casi todos los documentos que he encontrado es la segunda acepción la que aparece. Pero Marina Parés aporta una explicación llena de sentido. Enumera el acoso laboral, mediático y escolar como el que se da en el entorno laboral, a través de los medios de comunicación y en el ámbito escolar o académico, respectivamente. Con estos ejemplos indica que al hablar de acoso maternal estamos hablando del acoso de la madre hacia su propio hijo. Entiende que el acoso laboral a la madre trabajadora es un tipo de violencia de género enmarcada en el ámbito laboral, discriminatorio por razón de sexo (sólo las mujeres se quedan embarazadas, sólo las mujeres paren), tipificada esta discriminación como delito y, por lo tanto, perseguible por la vía penal[iii]. Ya veremos que la inmensa mayoría de los casos que llegan a juicio se hacen por la vía laboral.

¿Qué se entiende entonces por acoso laboral a la madre trabajadora?

Violencia psicológica extrema, sistemática y recurrente con el fin de lograr que abandone el lugar de trabajo, castigándola por disfrutar de los beneficios sociales a que tiene derecho y forzándola a que renuncie a ellos.

La LOI define el acoso por razón de sexo como el comportamiento realizado en función del sexo con el propósito o efecto de atentar contra su dignidad y crear un entorno discriminatorio hostil, degradante, humillante u ofensivo, incluyendo la discriminación por embarazo o maternidad[iv].

Los sujetos del acoso, por tanto, son activos o los que lo provocan, pasivos, en este caso las víctimas y los responsables, que es a quien se imputan las responsabilidades.

Beatriz Gutierrez-Solar, en su conferencia de la I Jornada sobre Mobbing Maternal (Madrid, 2009)[v], ya califica el acoso maternal como una modalidad de acoso laboral. Me decanto por la tipología de Marina Parés.

Antecedentes

Con la revolución industrial quedan definidos por completo los ámbitos de actuación de mujeres y hombres, se establece la división del trabajo. La mujer es madre y esposa, se dedica a la crianza, a la reproducción social, mientras que el hombre se centra en la producción social. De aquí se desprende la dependencia económica de la mujer hacia el hombre. Trabajos menos remunerados y menos recursos económicos, feminización de la pobreza. Llegamos a la actualidad. La mujer se incorpora al mercado de trabajo. En cierto sentido, se hace visible, se vuelve ciudadana (con la consiguiente crisis de identidad de los hombres). Es mujer, madre y trabajadora. El modelo de sociedad ha cambiado, el papel de la mujer también ha cambiado[vi].

El origen del acoso laboral a la madre trabajadora, que se cifra en 4.000 cada año según la FM, se reparte entre la crisis económica y reorganización de empresas, cultura, mala praxis laboral y desconocimiento de la legislación, como se desprende del informe de la FM. Según el sindicato CCOO las empresas han dejado de lado tanto la maternidad como la conciliación laboral (que ha bajado un 40% de 2009 a 2010), condiciones ambas indispensables para conseguir la igualdad efectiva de la mujer tanto en el mercado laboral como en el ámbito de lo privado. La Ley de Igualdad no avanza tampoco por la situación de crisis en la que estamos inmersas, sirviendo al empresariado de muy buena excusa para su no aplicación[vii]. Estas contradicciones endurecen las condiciones de las madres trabajadoras, ya que se ven indefensas en cuestiones como el embarazo mismo, permisos, licencias, retribuciones, acumulación de horas de lactancia o reducciones de jornada por cuidado de familiares[viii]. El Proyecto Artemisa de UGT, que es un programa de asesoramiento sobre igualdad entre mujeres y hombres en el mercado laboral, también ha visto crecer el número de consultas relativas a despidos, extinción de contratos e inclusión de mujeres embarazadas, madres recientes o con reducción de jornada en EREs[ix].

Legislación. Jurisprudencia

Reducciones de jornada, art. 37.5 y 6 ET.
Art. 50 ET.
Art. 1902/1902 CC.
Art. 147/169/172/173CP.

Tutela de la maternidad:

·         Derecho de la mujer a la modificación de su puesto de trabajo y a la suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.
·         Derecho a la suspensión del contrato por nacimiento de hijo, adopción o acogimiento familiar preadoptivo, 45.1, 48.4 ET e IT asociadas.
·         Permisos retribuidos.
·         Adaptación y distribución de la jornada, 38.4 ET.
·         Garantía de mejoras de condiciones de trabajo a las que pudieran haber tenido derecho durante la suspensión del contrato, 48.4 ET.
·         Derecho al cambio de vacaciones, 38.3 ET.
·         Excedencia por cuidados de hijos de hasta 3 años desde nacimiento o resolución legal o administrativa, 46.3 ET.

Tutela ante el acoso:

Garantías frente al despido:

·         Nulidad automática del despido durante las suspensiones de maternidad, permisos y reducciones  de jornada por conciliación.
·         Declaración de vulneración de derechos fundamentales y de nulidad de las medidas acosadoras.
·         Responsabilidad civil del sujeto activo y empresarial.

Unión Europea: Directivas 2000/43,2000/78,2006/54[x]. Convenio de protección a la mujer embarazada, 1919, 1952. Directiva 92/85 CEE del Consejo de 19 de octubre sobre mujeres embarazadas.

Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Pese existir una legislación tan extensa, en el informe de la Fundación Madrina comprobamos que el 90% de los casos de acoso laboral a mujeres embarazadas no llega a juicio. Motivo de ello será el abandono del mercado laboral de la madre trabajadora por término de contrato (la mujer suele estar contratada de manera temporal en las Pymes, otra forma de desigualdad laboral) o temporalidad de los mismos, aspecto que alcanza el 80%. Incluso en el caso de denuncia y resolución de despido nulo, en aumento, la madre trabajadora termina por abandonar el trabajo debido al incesante clima de hostilidad al que es sometida en la empresa que, por cierto, no duda en despedirla repetidas veces haciendo caso omiso a leyes y sentencias. En el primer trimestre de 2009, por ejemplo, aumentó un 40% el acoso laboral a mujeres, correspondiendo la mayoría de las denuncias al acoso laboral a madres trabajadoras[xi].

Juicio por acoso laboral a la mujer embarazada
En relación con la discusión de si debe tratarse como laboral o penal el acoso a mujeres embarazadas, la FM sostiene que el 90% van por la vía laboral, situándose en el 1% los que se desarrollan por la vía de lo penal[xii].

Juicio por acoso laboral a la mujer embarazada
Aun con la legislación de parte de la mujer trabajadora, con la crisis aumentan en un 20% los despidos y abandonos del trabajo por causa de la maternidad, sufriéndolo 9 de cada 10 mujeres embarazadas[xiii]. Según explica Javier Borrego, presidente de Universidad 2015,  la crisis ha duplicado los casos de despido, situándose el embarazo como primera causa de despido o de amenazas para las mujeres de entre 18 y 25 años[xiv]. El 45% son despedidas o abandonan su empleo[xv].Los empresarios utilizan la crisis para la redistribución de los empleados y con la excusa del ERE aprovechan para limpiar los centros de trabajo de madres. Las acciones empresariales más frecuentes son: reducción de sueldo, reubicación y reducción de responsabilidades, desplazamiento a lugares de riesgo laboral, despidos improcedentes encubiertos, no renovación de contratos temporales. Esto repercute en la mujer trabajadora en dos ámbitos:

  1. En el ámbito laboral: abandono voluntario del mercado de trabajo (con descenso de retenciones y aportaciones a la SS, lo que se traduce en pensiones menores que las de los hombres), altos grados de absentismo laboral, bajada de la productividad, de la competitividad y talento femenino.
  2. En el ámbito personal: síndrome de estrés postraumático, conflictos personales y de pareja (llegando incluso a la ruptura de la misma), enfermedades graves y crónicas y bajas psicológicas[xvi].
No hay que olvidar que la mujer que es objeto de este acoso o está embarazada o tiene criaturas menores de 3 años a su cargo. Lo que quiero destacar es que la mujer embarazada que sufre este acoso lo traspasa directamente al feto que lleva dentro. Para la doctora Sandra Cuadrado, la maternidad es una condición de vulnerabilidad social y laboral por el cambio de modelo de sociedad que ya hemos comentado. La mujer sufre múltiples cambios ligados al embarazo, el parto y el nacimiento de la criatura. Se desarrollan modificaciones biológicas y físicas, cambios emocionales y físicos, cambian las rutinas de la alimentación, del sueño. Todo esto se ignora y/o se penaliza en el ámbito laboral.

El estrés y ansiedad de la mujer embarazada contribuye al nacimiento prematuro, puede provocar un bajo peso al nacer, problemas de atención, ansiedad y temor en el bebé. También afecta al sistema autoinmune de la madre. Las hormonas del estrés afectan la presión arterial de la madre y al crecimiento y desarrollo del bebé. Una madre estresada es un feto estresado[xvii].

Perfil de mujer acosada, distribución por tipo de empresa, geografía, origen…

  1. Perfil y distribución por tipo de empresa:
En los diversos textos que he leído el perfil es el de empleadas de Pymes, por la escasez de recursos y la falta absoluta de conciliación (en un 60%, frente al 19% de la empresa pública, 17% en grandes empresas y 4% en empresas familiares, con el sector hostelería y grandes empresas con convenios rígidos, EREs y reorganizaciones a la cabeza[xviii]), con hijos menores de 3 años o embarazadas, con edades comprendidas entre 25 y 35 años, con formación básica y riesgo psicosocial. Este es el perfil que crea la exclusión laboral y social.
  1. Origen:
El origen es el jefe con una mayoría de hasta el 75% en el 2009, reduciéndose hasta el 70% en el 2010. La crisis afecta de manera directa a la organización empresarial con convenios y estructuras rígidas que posibilitan el acoso.
  1. Situaciones en las que se produce el acoso:
Durante el embarazo es cuando más se produce el acoso, con un 50%, en la reincorporación al trabajo se mantiene con un 25%, durante la baja maternal es de un 10% (hay empresas que llaman por teléfono a las empleadas para negociar su no vuelta al puesto de trabajo), dejando un 15% al momento de la entrevista de trabajo (hay empresas que preguntan en el cuestionario de toma de datos para la entrevista si estás embarazada o pudieras estarlo).
  1. El motivo:
9 de cada 10 mujeres lo sufre durante el embarazo. Frases tipo:
·         Tu embarazo da mala imagen para la empresa. Sector automoción.
·         De directora a cajera: porque tus prioridades con relación a la empresa han cambiado. Sector banca.
·         No quiero sentar un precedente con tu baja maternal. Sector médico.
·         Entendemos tu problema, no te preocupes, te ayudamos a no continuar con tu embarazo. Sector maternidad.
·         Si continuas sabes que estás despedida. Sector hostelería.
·         Tú eres el problema. Sector consultoría.
·         Ya sabes lo que tienes que hacer si quieres seguir en la empresa. Sector grandes almacenes.
·         Saben que estoy embarazada y me han situado en un área de riesgo, ¿qué hago? Sector químico.
·         Nos hacen controles periódicos, y la que da positivo a la calle. Sector bebidas refrescantes.
·         No nos dejan embarazarnos. Sector siderurgia.
  1. Reparto por Comunidades:
Madrid, con un escandaloso 38% en 2010, Cataluña, 18%, y Andalucía, 15%, acaparan más del 60% de los casos.
  1. Tipo de contrato:
Como hemos adelantado con anterioridad, los contratos temporales oscilan entre el 55 en 2010 y el 62% en 2009. La crisis ha agravado esta situación en los contratos indefinidos, subiendo diez puntos de 2008 a 2010, del 30 al 40%[xix].

La maternidad como oportunidad para la empresa

Algunos empresarios, y empresarias, la mayoría en tiempos de crisis, asocian maternidad con disminución de la productividad, menor desarrollo profesional y un gasto para la empresa, oponiéndose incluso a la Ley de Igualdad. Capitolina Díaz, directora general para la Igualdad en el Empleo del Ministerio de Igualdad, no entiende que se piense que el embarazo reduce la dedicación, el compromiso con la empresa y expresa “los hombres pierden más días de trabajo por lesiones deportivas que las mujeres por baja maternal”.

Lo que muchos empresarios desconocen son las ventajas económicas que supone:

Bonificación de la contratación
El RD 5/2006 para la mejora del crecimiento y el empleo.
·         Contratación indefinida inicial a tiempo completo en los 24 meses siguientes al parto, adopción o acogimiento. Reducción de cuota empresarial de 1200€ anuales durante 4 años.
·         Contratación indefinida inicial a tiempo completo de reincorporadas al empleo tras 5 años de inactividad laboral, con tres años de alta en cualquier régimen de la _SS. Reducción de la cuota empresarial de 1200€ anuales durante 4 años.
·         Contratación indefinida inicial a tiempo completo de mujeres de 16 a 30 años. Reducción de la cuota empresarial de 800€ anuales durante 4 años.

Prestaciones por embarazo
RD 295/2009 mejora la cuantía de las prestaciones y eleva el porcentaje de aplicación de la base de cotización del 75 al 100%.

Consecuencias negativas de situaciones de acoso para la empresa
Consecuencias beneficiosas para la empresa que apoya y protege la maternidad
Disminución de la productividad.
Imagen negativa de la empresa.
Gastos por sanciones económicas y juicios.

Aumento de la productividad.
Buena imagen corporativa.
Reducción de costes indirectos.
Buen ambiente que incide en el aumento de la productividad y en la realización de trabajadoras y trabajadores.

           
Maternidad como obstáculo empresarial
Maternidad como oportunidad para la empresa
Consigue la exclusión social y laboral de la mujer que comienza con la pérdida de empleo, la rotura de la pareja, escasez económica, impagos, pérdida de red familiar y social y situación de exclusión donde llega a perder incluso la guarda y custodia de las criaturas[xx].
Crea mujeres satisfechas personal y laboralmente con mayor motivación.
Mayor fidelidad y responsabilidad hacia la empresa.
Mismas funciones en jornadas reducidas por menos sueldo, optimización del tiempo de trabajo.
Conciliación real de la vida familiar y laboral.
Feminización de la empresa[xxi].

Soluciones

Tanto la doctora Sandra Cuadrado como la Fundación Madrina proponen medidas sociales y laborales para acabar con el acoso laboral a la madre trabajadora, aparte de la elaboración de planes de igualdad, elaboración de convenios colectivos no discriminatorios, inclusión de este tipo de acoso en los planes de prevención de riesgos laborales de las empresas y puesta en práctica real de la LOI.

La doctora Cuadrado propone un modelo de empresa donde los responsables cuenten con un calendario en el que se recojan todas las pruebas a que debe someterse la trabajadora durante los nueve meses de gestación. Apoya la formación de los/las empleados/as para ahondar en el conocimiento de la maternidad. Incide en la preparación de los padres durante el embarazo, el en conocimiento de la educación prenatal, conocer y desarrollar la relación con el feto durante los meses que dura el embarazo[xxii].

La FM enumera una serie de medidas de apoyo a la mujer madre trabajadora entre las que destaca una Ley integral de apoyo a la mujer madre trabajadora y un salario base maternal. Solicita que el trabajo doméstico que se desprende del cuidado de las criaturas menores dependientes se considere un trabajo. Por lo tanto, con derecho a cotización, prestación social y de pensiones. Piden la creación de un gran pacto social de apoyo a la mujer madre trabajadora y la creación de un Fondo Social de ayuda a la misma que se abastezca de impuestos indirectos[xxiii].











[ii] Fundación Madrina. http://www.madrina.org/
[iii] En el día de la mujer trabajadora hay que hablar del acoso laboral a la madre trabajadora. Marina Parés.http://www.acosomoral.org/mobbingmaternal.htm
[iv] Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/lo3-2007.html
[vii] La maternidad y la conciliación laboral no avanzan. http://pequelia.es/34418/la-maternidad-y-la-conciliacion-laboral-no-avanzan/
[xi] Aumenta un 40%  el acoso laboral a mujeres embarazadas de enero a marzo.http://www.malagahoy.es/article/malaga/428179/aumenta/acoso/laboral/mujeres/enero/marzo.html
[xii] Los gráficos se han obtenido del informe de la Fundación Madrina del Acoso Laboral a mujeres embarazadas.http://www.hazteoir.org/files/Fundaci%C3%B3n%20Madrina-INFORMEMobbing%202011.pdf
[xiv]Jornada mobbing maternal. Por Javier Borrego, con el que me he puesto en contacto, aportándome documentos y los dosieres de la jornada celebrada el 7 de mayo de 2009.http://www.madrimasd.org/blogs/universidad2015/2009/04/28/117249

[xxiii] La crisis en España sitúa a la mujer madre trabajadora al borde de la exclusión laboral y socialhttp://www.mobbingmaternal.org/?p=1#more-1